Noticias frescas

Archivos Mensuales: abril 2011

Las centrales nucleares no son rentables

27 de abril de 2011

Los defensores de las centrales nucleares han esgrimido un contundente argumento para rechazar otras formas de energía alternativas: las centrales nucleares producen más energía por menos dinero.

Cinco razones para desmontar este razonamiento:

1/ El elevado precio de construir una central nuclear no está incluido en el precio final de la energía. Si se añade la inversión a realizar veríamos, por ejemplo, que la energía eólica cuesta 38,56 euros/MWH frente a los 41,12 euros/MWH de la nucleares.

2/ El uranio, como producto escaso y no renovable, aumenta de precio cada año y convierte a los países en energético-dependientes. Las facturas de la luz están sujetas a la ley de la oferta y la demanda y a “los caprichos” de las grandes multinacionales energéticas.

3/ Las nuevas centrales nucleares deben remozar toda su estructura tras un desastre. El precio de las centrales construidas tras Chernóbil se incrementó un 89% y las facturas del consumidor final se elevaron un 42%. Por protocolo de seguridad, toda la estructura de las centrales nucleares deberá revisarse tras el terremoto de Japón.

4/ El coste de los desastres no se cuantifica y descuenta de la supuesta rentabilidad. Es tan sencillo encontrar cifras del precio de la jaula de hormigón para frenar el escape de Chernóbil, como dificultoso que alguien reconozca, sobre papel, el irreparable precio humano y medioambiental que sobrepasa fronteras.

5/ El Reino Unido, siguiendo con su ambicioso plan de recorte de emisiones, está construyendo el primer parque de generadores eólicos en alta mar con la misma potencia que una central nuclear. Energía limpia y sin riesgos. Lo alternativo ya no es alternativo, sino real.

Para saber más: cómo funciona una central eólica nacional:

Leer más

Una entrada escueta para mejorar vidas

24 de abril de 2011

ASQUIMIEM nos ha solicitado ayuda: la SQM (Sensibilidad Química Múltiple) no está reconocida por el Ministerio de Sanidad.

Miles de personas sufren las consecuencias de la pérdida de tolerancia a los tóxicos; químicos que están presentes en nuestro día a día, impidiendo llevar una vida normal a los afectados.

Desgraciadamente, la SQM sigue creciendo.

Tú puedes ayudar firmando aquí. Solicita al Ministerio de Sanidad el reconocimiento de que la SQM EXISTE. Comparte este enlace y ayuda a mejorar vidas.

¡Gracias! 🙂

Más información aquí. Visita ASQUIMIEM.

Leer más

Divina Mierda

16 de abril de 2011

“Mucha mierda”: es la frase de los artistas para exorcizar el mal fario ante los estrenos y la que los japoneses dirían estos días, con otra connotación, si su sincrética educación se lo permitiera. Está en nuestra condición humana quitar hierro a lo feo o y reír de lo doloroso (u oloroso). Los anglosajones son menos escatológicos que los latinos, más traumáticos: “rómpete una pierna” augura porvenir de éxito, aunque también se use una expresión de asombro, holy shit!, que eleva a categoría de sagrado el estiércol de andar por casa.

Gene Logsdon (ver su blog aquí) es el granjero pragmático de Ohio que ha escrito Holy shit!, un tratado sobre mucha mierda desaprovechada de animales domésticos y/o humanos, para fabricar compost o reciclar el agua del inodoro para regar. Por ahora, no sabemos si por pudor, sólo se puede encontrar en inglés. Gene recupera una tradición absurdamente avergonzante porque el estiércol, amigos, es el origen de la vida, un bien sagrado. ¿Sabíais que en India las vacas son veneradas porque dan leche, pero también porque producen estiércol que es abono, ladrillo ecológico y combustible familiar? Como tantas tradiciones absurdas a los ojos del mundo aifonizado, lo místico proviene de lo lógico. Los desechos, como bien sabrá el que haya experimentado con una cerilla tras una copiosa fabada, encierran una poderosa fuente de energía. En ese principio se basan varios proyectos en todo el mundo que usan desechos animales para producir biogás… ¿Los pollos pueden salvar el mundo? Quizá. Y si seguimos el ejemplo de Oxfordshire, donde humanos sin complejos colaboran en producir su propia energía, también nosotros podremos hacerlo “en un abrir y cerrar de ojos” (efectivamente, esta frase es un divino chiste). 😉

Tras el salto, Dirty Science (en inglés)

Leer más

SQM o Sensibilidad química: “progreso” que enferma

11 de abril de 2011

María José Moya Villén, Mariajo, necesita salir a la calle con una mascarilla de carbón activado. Sufre fatiga física y mental, problemas de concentración, migrañas, fotofobia, dolores, faringitis, picor de garganta, tos, ataques de sueño, visión borrosa… sufre todos estos síntomas y muchos más; la lista es tan extensa que formaría un post por sí mismo. Es una víctima del “progreso”; Mariajo, cuya historia merece ser difundida, es una afectada de Sensibilidad Química Múltiple (MSC, en inglés) que convirtió su causa personal en ayuda solidaria para miles de personas, de número creciente, que se sienten enfermos en situaciones cotidianas sin saber por qué.

Los factores son inabarcables: a la contaminación ambiental y electromagnética le sigue un mercado falto de criterios serios; cuando un nuevo producto es lanzado, se realizan diferentes pruebas para verificar su inocuidad. Se comprueba la reacción a medio plazo, en un entorno controlado, y no se suman las interacciones con otras sustancias, de modo que nuestro cuerpo actúa de probeta de ensayo en un conjunto tan amplio como preocupante. Se calcula que cada día estamos en contacto con más de 500 sustancias químicas y tóxicas; en la grasa de un ser humano adulto se acumulan más de 200. Así, el número de alérgicos -nuestro cuerpo reacciona ante las agresiones externas-, crece. En España se incrementa un 2% anual. Para el 2015 la mitad de la población mundial padecerá algún tipo de alergia.

El blog de Mariajo, “Mi Estrella de Mar”, es una guía para los afectados por la Sensibilidad Química Múltiple, una suerte de extraña y compleja enfermedad -mucho más grave que cualquier alergia- que se suele enmascarar tras otras patologías usuales. Algunas personas llevan años sintiéndose enfermos y ni siquiera saben qué tipo de dolencia padecen, nada extraño ya que la OMS ni siquiera reconoce esta misteriosa enfermedad que crece con el “progreso”, minando la salud de un porcentaje de la población que varía entre un 1% y un 10%. No existe un control preciso y se desconocen las cifras reales.

Cuando somos bombardeados constantemente por tóxicos y elementos extraños, llega un momento en el que el cuerpo dice “basta”. Para evitarlo, algunos consejos tras el salto. En el vídeo a continuación, un testimonio sobrecogedor:

Leer más

¡Somos Tierra!: Te ofrecemos nuestro blog

7 de abril de 2011

Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem revertis. Creyentes o no creyentes, la vida es eterna: sobre nuestros actos, huesos y piel se construirá el planeta futuro. Somos cemento, mano de obra y simiente, alma eterna y cambiante de nuestro hogar. El 22 de Abril nos homenajeamos a nosotros mismos porque de la tierra venimos y a ella regresamos. Festejamos nuestro nexo, fin y principio constante; fuimos y seremos seres humanos como somos infinito mar, hierba y brisa. Compartimos un destino común en régimen de préstamo, usufructeado. “Los frutos pertenecen a todos y la tierra no pertenece a nadie”, decía Rosseau.

En algunas ciudades el Día de la Tierra ya se ha convertido en una tradición, mientras que en otras ni siquiera es nombrado. Se festeja el culto al tomate, culto al bulto, culto al culo o culto al culto (estos dos últimos, los más abundantes).

El 22 de abril será el momento para recordar cómo administramos los recursos eficientemente y devolver, con información y reuniones constructivas, una ínfima parte de lo que la Tierra nos da. Cooliflowerense, aún estás a tiempo de crear tu propio acto. Si quieres difusión, te ofrecemos nuestro blog, mándanos un email (cooliflower@cooliflower.com) contándonos qué es lo que quieres realizar y las próximas dos semanas lo publicitaremos por ti:

¡Anímate! Celebramos el único destino común, razón suficiente para alegrarnos: Somos Tierra. 🙂

Leer más

¡Agua va! (y las elecciones vienen)

3 de abril de 2011

En Zaragoza presumen de ser los más ahorradores de España en cuanto a agua se refiere. En Barcelona presumen de lo mismo, pero es que las elecciones municipales y autonómicas en España están a la vuelta de la esquina y todos los políticos en el cargo se tiran el pisto, divulgan datos positivos y finalizan obras, como habréis comprobado en vuestras carnes esquivando zanjas y vallas estos días de pico y pala. Si sufriéramos elecciones cada seis meses, el país entero estaría en permanente construcción y el chapapote del ego nacional contaminaría las costas de Nueva Zelanda. Por otro lado, si sufriéramos elecciones cada seis meses, muchos políticos trabajarían ocho semanas al año y no sólo los dos meses previos al montaje de las urnas, pero entonces nadie en su sano juicio se querría dedicar a la política…

A nosotros nos da igual quién es el más ahorrador, el más guapo o quién lo tiene más grande (el embalse), en realidad para ahorrar agua, como para presumir, se necesita muy poco. Sin cálculos geofísicos ni estudios avanzados de ingeniería, todos podemos lograrlo. El 40% del agua consumida en los hogares se marcha, sin decir adiós, por la taza del váter. Para evitarlo, no está de más recordarte:

– La taza del váter no es una papelera (para eso se inventaron las papeleras).

– La taza del váter no es el lugar indicado para marcar el territorio cada cinco minutos. Hemos evolucionado: ahora utilizamos los codos y las pistas de baile.

– Utiliza el botón de ahorro (el pequeño), para usar menos cantidad de agua.

Si tu taza no tiene ese botón, introduce una botella de agua de dos litros en la cisterna y ahorrarás un 20 – 30% de agua.

– Tira de la cadena sólo lo absolutamente necesario. Un “pequeño pis”,salvo que te hayas hartado de espárragos,  no se merece tal derroche de medios… Si tu madre/pareja se ofende, cambia de madre o explica aquello de que “el agua es un bien común”.

Esto si que es trabajo duro…

Leer más

Compartir este artículo :

¡Agua va! (y las elecciones vienen)