Noticias frescas

Archivos Mensuales: enero 2011

Nueve mil, odio las matemáticas

29 de enero de 2011

Cuando nació Jesús de Nazaret la Tierra estaba habitada por 200 millones de humanos, aproximadamente el mismo número que vive hoy en Brasil.

En 1954, con un censo global cercano a los 2.700 millones de personas, un jovencísimo Elvis grababa su primer disco. 4.800 millones de personas respiraban cuando el Rainbow Warrior fue hundido en 1985. Ahora, mientras tú lees estas líneas, justo en el momento en el que llegas a este párrafo, habrán nacido 3.250 bebés, 102 millones de personas serán autistas, 2.350.000 estarán en la cárcel y más de 6.800 millones de personas buscarán un sentido a la vida.

En dos mil años nos hemos multiplicado por treinta y cuatro y perdido el setenta y ocho por ciento de los bosques primarios. En poco tiempo, en el 2050, 9.000 millones de personas poblarán la Tierra, el doble de gente que cuando Elvis aprendía a cantar, nueve veces el número de personas que festejaron la nochevieja de 1.800.

Por eso las matemáticas son tan odiosas, porque no disimulan lo viejo que eres y el poco dinero que puedes gastar, pero sobre todo impiden que el mundo -el que queremos ver, no el que realmente vemos- siga siendo maravilloso.

Leer más

¡Negocio a la vista, llegan los nuevos gangsters del CO2!

26 de enero de 2011

2008, el año que empezaba -ya lo decía Nostradamus- en 2 y acababa en 8, el banco mundial se sacó de la manga REDD (Reducción de Emisiones Provocadas por Deforestación y Degradación). Entonces algunos dijeron “Uy, no sé… a lo mejor algún espabilao se aprovecha y hace negocio…”. No les hicieron mucho caso y les regalaron un chapita de “Manu Chao por Chiapas a ritmo de chachachá”, que aburre y redunda al mismo tiempo.

The Ecologist ahora lo vuelve a dejar caer aunque lo comenta en el tono ambiguo de Gila (“alguien ha matado a alguien”). Resulta, cooliflowerenses, que las Naciones Unidas paga para que los bosques se conserven sí o sí, así que más de uno compra o expropia un bosque y gana dinero… por portarse bien. Básicamente, algunos aprendices de gangster (Shell, no queremos mirar a nadie) cobran por adueñarse de un vergel y no cargarse los árboles, el equivalente amazónico a recibir pasta por no partirle las piernas al tío Peppino.

Si Capone levantara la Cabeza (con el tamaño del almendruco -vaya melonar- tardaría un buen rato), se iría de cabeza a los bosques tropicales; allí todo queda en familia.

Leer más

Consejos (distintos) para ser más ecológico

25 de enero de 2011
    Abandona el formato CD para la música. Hace tiempo que quieres cambiar tu viejo radiocasete del coche, tu pareja no te deja y nosotros aportamos la excusa perfecta… En la universidad de Stanford hicieron un estudio en 2009 que demostraba, aparte de que sus PDF aburren a las moscas y de que Intel y Microsoft tienen ingente dinero para financiar estudios estúpidos, que utilizar el soporte CD emite más gases a la atmósfera. No hace falta pensarlo mucho, es de cajón. Sé digital, abuelo (¡recicla tu vieja radio!). Y cuidado que viene Sinde, te vacía la cuenta y se come al coco…
    Escribe a doble cara. No sabemos quién fue el primer megaguay que empezó a escribir frases incoherentes a una sola cara, pero seguro que en el colegio no lo hubiera hecho porque sus padres le hubieran crujido. Consumir papel reciclado y usar un folio entero para apuntar “hay que comprar cuartillas” debería estar prohibido por la policía del karma y el dios de la inteligencia. Antes de llorar por el árbol perdido, evita que lo talen.
    Viaja, pero conoce tu entorno primero. Sí. Viaja cerca de casa por vergüenza, rentabilidad, amor a la tierra… porque hacer un viaje a los fiordos noruegos cuesta un fiordo y medio y porque evitas generar toneladas de CO2. Reducir el esnobismo ayuda a la capa de ozono.
    Cultiva amistades reales (y cuidado con quién cultivas). Unas amistades sanas y productivas harán que tu tiempo se invierta adecuadamente, te volverán más humano y dejarás de mirarte el ombligo. El mundo llega más allá de lo que ocurre entre la televisión y el monitor del ordenador. Conversa, disfruta de la compañía real… y piensa que dañando al planeta también les dañas a ellos.
    Bebe agua del grifo. Si no te resulta demasiado buena, utiliza algún sistema de filtrado o, mejor, añade un chorrito de limón, pero no compres agua embotellada. No es mejor, no es más “chic” y contamina muchísimo. En serio, ¿de verdad crees que es más sano agua recalentada envasada en plástico?
    Lee, lee, lee… pero utiliza la biblioteca pública. El intrincado proceso mental para asimilar una lectura hace que el cerebro trabaje activamente. Ver un documental mientras se habla con el móvil es similar, intelectualmente, a rascarse el escroto con un diccionario. Menos jueguecitos de “entrenamiento mental” y más libros. La biblioteca está lleno de ellos: dosis de sabiduría compartida (y más bosques a salvo).
    Cuídate (lo justo). La imagen es importante para la autoestima, pero no es la razón de la existencia. Las cremas con aceite de visón se llaman así porque un bonito visón “presta” el aceite a las farmaceuticas, las cremas con extracto de coral… adivina. Lee las etiquetas, acepta el paso del tiempo y que las cremas antiarrugas no te planchen el cerebro.
    Practica sexo (lo que puedas). Te mantiene en forma, eleva tu nivel de endorfinas, te pone como una moto (ecológica) y mientras andas en plena faena no piensas en dar guantazos a los políticos. Y si ya eres político, ¡por dios, practica MUCHO sexo, pero de verdad y de forma consentida!
Leer más

Stop plásticos, la salud de los bebés peligra

20 de enero de 2011

Los plásticos derivados del petróleo son tóxicos. La afirmación es rotunda y veraz; en mayor o menor medida y dependiendo de las condiciones de uso, pueden llegar a ser muy perjudiciales para el organismo.

El plástico, usado para recipientes, ha ido sustituyendo al vidrio porque pesa poco y es más difícil de romper; sólo después de décadas de uso empezamos a descubrir su lado negativo. En la sociedad actual, la presunción de inocencia se extrapola a lo objetos: nada es perjudicial hasta que se demuestra lo contrario. Y la demostración puede tardar tanto en llegar que una generación crece intoxicada sin saberlo.

El PDF que adjuntamos está editado por la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica (PEHSU) de Murcia. La guía es útil y altamente informativa, en ella se dice que “debido a las fuentes de exposición, durante la vida fetal e infantil se observan las mayores concentraciones corporales de bisfenol A y ftalatos.”. Estas sustancias están relacionados con la pérdida de peso, disminución de la fertilidad, pubertad temprana, tumores… la guía es muy útil para todos los padres que se preocupan por la salud de sus hijos y da la razón, en parte, a esos abuelos que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor. “Abuelo, tenía razón: los envases de cristal son mucho más sanos”.

Almacenamiento de leche materna_alimentos infantiles

Leer más

Diseñados para estropearse

11 de enero de 2011

¿Cuanto puede durar una bombilla? Cuatro meses, un año… o ciento diez. La bombilla operativa más antigua del mundo lleva encendida en California desde 1901. Sigue funcionando porque no fue programada para ser defectuosa.

En 1924 todos los fabricantes firmaron un pacto para limitar la vida de las bombillas a 1000 horas. ¿El motivo? Ganar más dinero diseñando artículos con fecha de extremaunción. El interesante documental Comprar, tirar, comprar de RTVE, emitido el 9 de enero, explica con detalle la obsolescencia programada. Los cimientos de la sociedad de consumo se basan en renovar continuamente lo que nos rodea, desde un simple pantalón hasta el ordenador. El tiempo que marca la renovación está estudiado: si cualquier producto de consumo no se estropea lo hará la moda, esa costumbre cambiante inventada para forzar la muerte de productos perfectamente útiles.

El impacto medioambiental de la obsolescencia programada es enorme. En primer lugar, porque la capacidad de regeneración de la Tierra es finita y con la renovación continua agotamos los recursos. En segundo lugar, porque los desechos tecnológicos del primer mundo terminan creando grandes vertederos tóxicos en el tercer mundo: según datos de la UNESCO, en el 2008 se reemplazaron 180 millones de ordenadores. En España, desde 2006, hay más teléfonos móviles que habitantes.

Para combatir la obsolescencia programada, recuerda:

Alargar la vida útil de los productos beneficia los recursos del planeta pero también ayuda al cerebro; reduce la fiebre consumista de insatisfacción constante. Sé verdaderamente consciente de lo que necesitas: cambiar de vestuario, teléfono móvil o MP3 cada poco tiempo no sólo supone un alto coste para tu economía, también es un gran perjuicio para el planeta. En el Congo, país que poseé el 80% de las minas de coltán (necesario para fabricar baterías de última generación), la lucha por su distribución ha asesinado a millones de personas. Si de verdad quieres llevar una vida sostenible, no cometas la incongruencia de hablar de ecología y contribuir abiertamente a la cadena de obsolescencia programada. Reciclar es bueno, no tener que reciclar, mejor.

Comprar, tirar, comprar

Publicidad cooliflowerense:


Leer más

Yo que tú no regalaría, forastero…

4 de enero de 2011

O si regalas, ahora que vienen los Reyes Magos, hazlo de otra forma. ¡Fuera la hegemonía de colonias con asentó fgansé y video-juegos! Estas son otras opciones menos populares pero igual de válidas.

Regalo solidario: En EEUU el 30% de los regalos que se compran por Internet se devuelven. En España, si nos fiamos de la cara de circunstancias que ponen los obsequiados (Uh… Sí… es bonito… ¿Pero qué es?) lo que no se devuelve se esconde en el altillo del olvido. En casa hay cientos de regalos nunca usados a los que se les podría dar mejor vida: libros, objetos de decoración, libros de Ana Rosa Quintana (perdón, repito “objetos de decoración”), ropa (¡jamás entrarás en ese pantalón!), juguetes… en algunos lugares, como el ayuntamiento de Barcelona, encontrarás información para que la felicidad llegue allá donde no llega el dinero. ¡Sé solidario y hazte un hueco en casa, pre-Diógenes!

Regalo reciclado: Hay páginas, por ejemplo, Manualidades Plus, que ayudan a fabricar tus propios regalos. Recicla, reinventa, crea y da un toque realmente personal a tus obsequios. Y si el agraciado que debe aceptar tu obra de arte no está conforme, ¡anda y que le ondulen con la permanén, que aprenda a valorar el trabajo artesano! En el caso de que seas un/una ñapas y tu manualidad quede hecha una piltrafa, no te preocupes, siempre puedes decir que el engendro perpetrado con macarrones formaba parte del decorado de una película de Almodovar. El friquismo nos hará libres.

Regalo capullo: El nombre es la descripción precisa. Un regalo capullo le recuerda a esas personas que tanto quieres cuanto te sacan de quicio. Para los obsesos de las últimas tecnologías, un ábaco; para las que sólo salen a la calle con las últimas tendencias, unos zuecos de madera; para los que nunca regalan, como el tipejo que escribe estas palabras, un “vale por lo mismo que me regalaste el año pasado”… las risas -al menos las del obsequiante- están garantizadas.

Regalo ecológico: Para despistados recordamos que nosotros, los amigos de Cooliflower, además de escribir un blog nos ganamos la vida vendiendo productos de algodón orgánico que compensan el CO2… (sí, ya que estamos lo dejamos caer) pero no somos los únicos. Se puede comprar bueno, bonito, barato… y ecológico. En Olokuti online hay un poco de todo. Busca también en las tiendas de comercio justo. Si no conseguimos derrotar al consumismo, al menos adaptémoslo para fabricar un mundo mejor.

El no-regalo: Prueba la felicidad sin aditivos ni conservantes. Cambia obsequios exclusivos por tardes exclusivas, corazones engarzados por corazones sinceros, anillos dorados por doradas puestas de sol. Cambia situaciones que puede comprar el dinero por situaciones que conservará la memoria. El mejor obsequio es abstracto; el mejor obsequio no tiene precio: se denomina buen recuerdo.

Para raritos mañosos del mundo… Fabricando un muñeco “Android”
·
Publicidad cooliflowerense:


Leer más

El estrés de las aves

3 de enero de 2011

El País, 3 de noviembre de 2011: “Miles de mirlos han caído desde la noche de Año Nuevo sobre el estado de Arkansas, en el centro-sur de Estados Unidos, unos 5.000 de ellos muertos, por causas que aún se desconocen (…) Durante la celebración del cambio de año se dispararon fuegos artificiales a medianoche, cuando probablemente los animales se encontraban en nidos y ramas, lo que les habría causado un estrés que pudo matarlos.”.

Todo apunta hacia las explosiones como catalizadores de este raro suceso en cadena -las aves halladas no presentaban ningún signo de violencia externa-. La noticia, por su singularidad, ocupa un espacio relevante en los medios de comunicación, momento para preguntarse en qué medida el ritmo de vida humano influye cada día en el resto de las especies. ¿Es exagerado pensar que podemos infligir la muerte de otros animales de manera sicosomática? El estrés es altamente contagioso, en efecto; la sensibilidad no es una cualidad humana: que estemos capacitados para explicar nuestras emociones y por ende, nuestro nivel de angustia, no significa que seamos menos resistentes a los cambios que otras especies. Los caballos, poniendo un ejemplo cercano, animales nobles a los que agrada la compañía humana, pueden traumatizarse de por vida por situaciones de alto estrés, de hecho, pueden incluso sufrir paradas cardíacas bajo alta tensión emotiva.

Cooliflowerense, como propósito para este 2011 recién estrenado sugerimos un cambio mental: los animales también sienten… a veces, por falta de inteligencia autocomplaciente y engañosa, de modo bastante más sincero y puro que nosotros mismos.

Muy interesante: Caballos que curan.
Y…
Pequeño homenaje al mirlo (¡cantado por unos escarabajos!)
·
Publicidad cooliflowerense:
·

Leer más

Compartir este artículo :

El estrés de las aves